La piedra filosofal del Marketing Digital

Mapa-Marketing-Digital-Gartner2

Mucho se habla y se vende sobre el Marketing Digital en los últimos años, sobre todo desde el gran auge de las Redes Sociales que han supuesto la capilarización de la publicididad en internet hasta la vida y las vivencias íntimas de los usuarios.

Se ha conseguido proyectar anuncios mientras vemos nuestras fotos del verano o cotilleamos en el verano de los demás.

Son muchos los caminos y rutas que va tomando esta variante del Marketing tradicional hasta el punto que parece que se están conformando dos tipos separados.

En principio podría parecer así, pero el Marketing Digital no es más que el marketing tradicional con nuevos canales y herramientas. Herramientas que nos permiten monitorizar absolutamente todo y nos permiten enredarnos en debates eternos sobre métricas, kpi´s tener bonitos y gráficos informes de tendencias y evolución de nuestras estrategias en tiempo real que nos permiten dejar maravillados a nuestros clientes, porque no nos olvidemos la primera estrategia de marketing que desarrolla (o debiera desarrollar) todo marketero es la de vender su propio trabajo.

A pesar de ello, el objetivo del “purchase funnel” es el mismo que  ha sido siempre: vender, vender más y vender mejor. Ahora en otros sitios, con otros canales y con otras formas, pero vender.

Es esto lo que debe quedar claro a cualquiera que llamado por los que gracias al marketing venden el marketing digital el invento más grande después de la rueda y venden cursos maravillosos donde te prometen enseñarte a hacer “virales” lo cual es completamente falso. Para hacer virales hace falta lo mismo que para marcar muchos goles, un poco de técnica y estar siempre dentro del área atento a la oportunidad, y con todo echaremos muchos balones fuera.

Y acabo con una perogrullada pero que parece que en algunos momentos se nos olvida: el Marketing Digital es en esencia Marketing, una rama más que siempre ha estado ahí  (desde hace 20 años que apareció) y que se está hiper desarrollando a una velocidad de vértigo pero que cuenta en su esencia con los objetivos y la metodología de trabajo de siempre.